657 30 14 17 info@maribelpaz.es

      La tartamudez se cura entre un 75%-80% de los casos durante la infancia.

      Lo mejor es detectar la disfunción a tiempo y realizar una terapia preventiva, además de dar consejos prescriptivos a los padres. 

      La cuestión es que, como trata la gente a las personas con tartamudez (rechazos, burlas, menosprecios, incomprensión…) tiene una carga psicológica tremenda, que puede complicar la situación hasta hacerla irreversible.

       

      ¿Cuánto dura el tratamiento para la tartamudez o disfemia?

       

      Entre 4 meses y 2 años. Hay que tener en cuenta la edad del niño y la severidad al comenzar el tratamiento. A partir de aquí, los tartamudeos del niño irán disminuyendo o remitiendo.

      Según dice Adolfo Sánchez, presidente de la Fundación Española de la Tartamudez (TMM):

      “La tartamudez para el adulto que la tiene es tan bestia como un suicidio físico o social, es miedo a estar permanentemente examinado por el resto de personas. Es aguantar chistes, burlas y mofas los 365 días del año. Es sufrimiento en grado superlativo. Es, de alguna forma, morirse en vida. Es miedo a relacionarse”.

      Por ello, desde la TTM consideran imprescindible normalizar esta “característica del ser humano”, “que para nada es una enfermedad“.

      Desde esta fundación se transmite la importancia de la detección precoz, “Empezar a tratar a los niños entre los 2 y los 6 años”.

      “Es tan natural ser tartamudo como ser calvo. Es una característica más del ser humano”

      ¿Sabías que…?

       

      La tartamudez No guarda relación con variables como:

      • El estatus económico de los padres.
      • El nivel cultural.
      • Los factores personales, como la inteligencia.

      Hasta hace poco años, “El mayor marginador de las personas tartamudas era el Estado”, puesto que no permitía ser funcionario público siendo tartamudo.

      En general, la gente sabe muy poco sobre las personas tartamudas y se suelen oír un montón de tonterías sin ningún fundamento. Hay muchos estereotipos y estigmatización de  estas personas. Por tanto, hay que informarse bien sobre el tema y consultar con un especialista. 

       

       

      ¿Qué es la tartamudez?

       

      Es un trastorno de la fluidez del habla que afecta a la comunicación.

      Se manifiesta de diferentes maneras, con una gran variedad de síntomas y una gran diversidad interpersonal.

      Tanto los oyentes como los afectados, notan como si las palabras se negasen a salir de la boca con la suavidad, la continuidad, la velocidad y el ritmo necesarios.

      • Se repiten sonidos, sílabas y palabras.
      • Se producen bloqueos, por excesiva tensión muscular.
      • Hay prolongaciones indeseadas, pausas inadecuadas, circunloquios y muletillas, que se usan para evitar o manejar “palabras difíciles” y por el temor a determinadas situaciones comunicativas.
      • También, se dan ciertos movimientos de ojos, labios y cuello que se presentan en los peores momentos de la comunicación con los otros.

      En definitiva, es un trastorno en el que se producen diferentes manifestaciones y que está presente en todas las lenguas, culturas y tiempos.

      Las disfluencias en el habla son absolutamente normales e indicativas de un habla viva y emocional, que pretende transmitir significados y establecer una comunicación con los demás.

      En general, las disfluencias más alarmantes son:

      • Prolongar sonidos.

      • Repetir más de dos o tres veces sonidos o sílabas.
      • Bloquearse o atascarse al hablar.
      • Observar tensión o esfuerzo claro al hablar 

       

      ¿Cuándo aparece la tartamudez?

       

      En Niños entre los 2 y 5 años: Las disfluencias son muy frecuentes en los niños pequeños, debido a que la fluidez del habla normal aún no está del todo establecida y no significa que llegue a manifestarse tartamudez. Entre los 3 a 5 años se establece el patrón de habla adulta. Más tarde, se irá ampliando la semántica.

      Los niños constituyen la población más numerosa de casos de tartamudez.

      En Niños de más de 8 años: Las personas tartamudas mayores, se llaman así a los niños de más de 8 años, adolescentes y adultos. El elemento principal para determinar la presencia de una tartamudez establecida o crónica, es la conciencia clara del problema. El tratamiento en los mayores se enfoca más en aspectos mentales o cognitivos, emocionales y conductuales.

      Al tener conciencia del problema, las personas realizan lógicos intentos por no tartamudear y enormes esfuerzos por fluir de forma suave y rítmica.

      Cuando se tiene conciencia del problema es cuando empieza y se establecen sentimientos negativos como el miedo, la vergüenza o la frustración, así como la evitación de personas, situaciones y palabras. El interés de la persona tartamuda es que se note lo menos posible su tartamudeo. Así, es como comienza realmente el problema de la tartamudez.

      La tartamudez severa es frecuentemente el resultado de los esfuerzos para no tartamudear y de la preocupación del niño por su habla.

       

      ¿Puede desaparecer la tartamudez?

       

      En Niños en edad escolar

      En torno al 5% (1 de cada 20) pueden atravesar un periodo de tartamudez que puede durar 6 meses o más. El 15% pueden tartamudear un periodo menor de 6 meses.

      Del 5% de los niños que tartamudean más de 6 meses, entre del 75%-80% se recuperará de forma espontánea. Pero un 20%-25% seguirá presentando tartamudez. Entre estos niños que persisten con el problema de tartamudez, el 30% (3 de cada 10) tendrá un problema severo de tartamudez.

      1 niño de cada 5, tendrá un problema persistente.

      3 de cada 10 desarrollarán un problema severo.

      En España las cifras obtenidas en población escolar gira entre el 0´3% y el 1´49%.

      A los 8 años: Es donde se encuentra en mayor número de niños con tartamudez, disminuyendo progresivamente a partir de aquí.

      Las personas con retraso mental presentan tartamudez en un 3% aproximadamente, y se calcula que la cifra es mayor en los niños con algún tipo de problema neurológico. Pero aún no hay datos suficientemente contrastados.

       

      ¿Qué grado de severidad y qué tipos de tartamudez hay?

       

      Para determinar el grado de severidad de la tartamudez, el más empleado en la práctica clínica, es el porcentaje de sílabas tartamudeadas.

      • Tartamudez leve: Número de sílabas menor al 5%. En este grupo las disfluencias son infrecuentes y breves.
      • Tartamudez severa: Número de sílabas tartamudeadas mayor al 20%. Las disfluencias pueden aparecer y crear interrupciones cada pocas palabras, además de durar más de 30 segundos, haciendo casi imposible la comunicación.

      Son más frecuentes los casos de tartamudez leve o moderada.

      • Tartamudez temprana: Entre 2,5 y 5/6 años. Son niños pequeños. Llama la atención su forma de hablar, pero ni ellos mismos ni los demás niños se dan cuenta. El objetivo del tratamiento es eliminar esos tartamudeos cacofónicos y hablar con fluidez. El tratamiento con un profesional en esta fase es el que más éxito obtiene. Entre 75%-80% niños con tartamudez temprana remitirá espontáneamente, el resto serán tartamudos crónicos.

       

      • Tartamudez crónica o establecida: Se da en niños mayores y adultos. A partir de los 6/7 años. Los niños en esta edad ya tienen conciencia de la tartamudez. Aquí nos centramos en otros elementos que mantienen el patrón de habla tartamudo y que agravan el problema. Además de en la tartamudez en sí misma. Los afectados tienen conciencia de su problema y no tienen control voluntario sobre él. El problema empieza cuando intentan hacer cosas para pasar desapercibido, evitar y disimular su habla. El estado de ánimo es de indefensión.

      Es muy frecuente que sin tratamiento profesional se acabe con Fobia social.

      Muchos niños piensan que: “ser tartamudo es lo peor que me puede pasar en la vida”.

       

      ¿Hay diferencias entre personas con tartamudez?

       

      Hay muchas diferencias entre los individuos, incluso diferencias en la misma persona debido a factores como la fatiga, la ansiedad, el tamaño de la audiencia y la propia situación del habla.

      Tartamudear causa ansiedad pero No es un problema de ansiedad, es un problema de fluidez.

       

      ¿Qué relación hay entre tartamudez- sexo?

       

      La relación entre tartamudez y sexo varía con la edad. Pero hay más casos de varones. Con una proporción de 4 niños por 1 niña. 4:1

      Hay más recuperaciones espontáneas en las chicas.

       

      ¿Cuáles son los predictores importantes en la recuperación espontánea de la tartamudez?

       

      • El tiempo trascurrido desde que comenzó a tartamudear. Mientras menos tiempo haya transcurrido desde el comienzo mejor. En torno a 12/14 meses.
      • La edad. Mientras menos edad mejor
      • El sexo. Si es mujer mejor.

      Si se coge a tiempo la tartamudez, la posibilidad de dejar de tartamudear es en torno al 80%. Con 9 o 10 años, la posibilidad se reduce al 10%.

      Según dice Alfonso Sánchez “Cuanto mayor es el niño, más carga psicológica tiene y la autoestima baja a pasos agigantados, convirtiéndose el problema en una pesadilla permanente

       

      ¿Es genética la tartamudez?

       

      Los factores genéticos son incuestionables en la aparición y evolución del trastorno.

      Aproximadamente dos tercios de las personas que tartamudean tienen algún familiar de primer o segundo orden que es también tartamudo.

      El 68% de las personas tartamudas tienen un pariente disfémico en su familia.

      El 39% lo tienen entre su familia más cercana.

      En torno al 27% es hijo de una persona que tartamudea, generalmente varón.

      Pero no necesariamente su hijo será tartamudo si tiene antecedentes familiares.

      Ahora que ya sabemos qué es la tartamudez y sus peculiaridades, lee la Parte 2 del artículo, dónde te damos 16 pautas para padres de hijos que tartamudean. Es una guía de actuación para el día a día.

      Bibliografía:

      -“Manual Práctico de Tartamudez”. 2008. Alfonso Salgado Ruíz.

      -“La tartamudez. Guía para padres”. TTM. Fundación española de la tartamudez. 2008.

      -DSM-5

       

       

       

      Maribel Paz

      Maribel Paz

      Psicóloga de Adultos y Parejas en Madrid.
      Especialista en Terapia Infantil y Adolescente

      Share This