La educación de los hijos hiperactivos plantea en los padres numerosos interrogantes.

En este artículo hemos recogido un listado de pautas y directrices que ayudan a los padres a despejar las dudas e inquietudes que surgen en la educación de los niños hiperactivos.

Concretamente, 9 cosas que los padres pueden hacer erróneamente, con el convencimiento de que ayudan a sus hijos y sin darse cuenta de que les están perjudicando.

tdah-en-edad-preescolar-1

Las 9 cosas que NO debes hacer

  1. Sobreproteger al niño. No hagas por el niño lo que él puede hacer por sí mismo.
  2. Anular, ignorar o subestimar las limitaciones y déficits que el niño hiperactivo tiene. Hay que tomar acciones para ayudar al niño a su especial adaptación y aceptar sin complejos las diferencias particulares.
  3. Limitar sus relaciones y contactos con otros niños. Hay que ayudarles a su integración social enseñándoles habilidades sociales específicas.
  4. Disminuir las exigencias y/o responsabilidades domésticas y escolares que se les plantean según sus posibilidades y capacidades. Deben tener tareas y responsabilidades como el resto de los niños.
  5. Adoptar actitudes de tolerancia y justificación de sus problemas de comportamiento. Hay comportamientos que no se deben tolerar ni justificar.
  6. Buscar posibles explicaciones para localizar culpables en otras personas o entidades, a saber: prácticas de crianza erróneas, pobre y deficiente atención en el colegio, deficiente atención médica ante los primeros indicios, etc… Sería una pérdida de tiempo porque los factores causales pueden ser múltiples y diversos.
  7. Programar actividades escolares “extra” para insistir en logros académicos. No obsesionarse con logros inalcanzables.
  8. Añadir clases de materias, al margen del horario escolar reglado (idiomas, música…), que requieran inhibición y control del comportamiento infantil durante su ejecución. No tener falsas expectativas sobre ciertas actividades añadidas.
  9. Vincular la práctica de actividades deportivas o las oportunidades de ocio con amigos, a la consecución de resultados escolares. Deben hacer deporte y tener sus momentos de juego y esparcimiento propios y necesarios según la edad, independientemente de los logros académicos que obtengan , ya que no son debidos a vaguedad o falta de voluntad, sino a los déficits y limitaciones provocadas por la hiperactividad.

Queremos que con estas pautas, que sirven de guía, los niños hiperactivos no se frustren tanto, se cuide su autoestima y no sean tan vulnerables.

tdah-distraccion

Que la hiperactividad no sea un impedimento para la felicidad tuya y de tu hijo

Bibliografía : Adaptado de “Hiperactividad Infantil. Guía de Actuación”. Inmaculada Moreno.

Maribel Paz

Maribel Paz

 

Psicóloga de Adultos y Parejas en Madrid.
Especialista en Terapia Infantil y Adolescente

 

Share This